Número 4

Dejas que te crean monstruo
conscientemente cruel
en hurgar en sus noches
pasartela de sus opiniones
a el despertar
detràs de ojos ocultados de negro
poco importa
lo que piensan

Hasta que te creen cosciente
lùcido
hasta que creen ser parte de un plan
dejalos piensarte tal
dejalos creerte monstruo
y que no se dan cuenta
que consciente no eres.

Annunci

Número 3

Soñé con cuchillos 

para ocultar bajo del cuello

o en el interior de las líneas de una mano

color plata – para reflejar el brillo lunar

y devolver las dudas 

cuchillos taraceados de tus oraciones 

o tus maldiciones, mio amor.
Soñé con cuchillos

y los llevé al borde de la mañana,

porqué pedí, en la noche anterior, al mio inconsciente de alistarse 

no para intimidar, herir, matar, 

para cada vez que me encuentro con una rama de la vida, 

para taracearla cuando deseo untarme los dientes de su linfa,

y volver a encontrarte en mi cabeza, mio amor.

Número 2

​Papeles ligeros que se encrespan

por bolígrafos lisos,

manos sobre superficies brillantes,

metal bajo de los pies,

metal sobre el cielo alcanzado a traves

de una escalera delgada

plomo al norte de la lengua

tan pesado que agacha el corazón

algodón sur las muñecas tejidas​

rozados de la piel

que patea, que quema,

te quema el culo

– los cigarillos que puedes soportar

te quema los labios

– los labios que deseas besar

te quema los recuerdos

– los recuerdos que esfuerzas de mantener.

Número 1

Sol, ¿realmente tu llevas la clorofila?
¿Dónde está tu linfa hoy
En este día de luz
que golpea sobre la nariz
de cielos azules y aguas
Por qué tu cuerpo no crece
tu cuerpo no se mueve?

Inmóvil de un cansancio de letras
de números, señales
Pero ¿cuanto amas esas palabras horribles
Que asì te hablan dientro?

Y en pausa,
Descendente, temblorosa, respirando profundamente
Me pregunto solamente
Si tu has ido ya.
Te perdí en el futuro hipotético
Entre lo que antes era aturdimiento
y baile,
y que se ha consumido
hasta devenir polvo.